M I T R I N C H E R A

¡Sí se puede!, ¡Sí se puede!, ¡Sí se puede!

Cuando un pueblo reclama cambios, transformaciones, lo hace porque está cansado de todos los días ver lo mismo y a los mismos que desde las diferentes instancias d creo el poder dem uestran incapacidad, ineptitud y quemeimportismo en la búsqueda de soluciones a los más apremiantes problemas que los aquejan. Ver lo mismo y a los mismos de siempre participando en cada contienda electoral, cambiándose de camiseta, vendiéndose al mejor postor e hipotecando los sueños y aspiraciones de toda una comunidad que ansía días mejores, también cansa. Todos ellos, los mismos de siempre, nos han acostumbrado a verlos cómo tratan de acomodarse a sus intereses y conveniencias sin importarles lo que sucede con quienes equivocadamente con su voto depositan su confianza en ellos. Es gente sin identidad y sin escrúpulos. Con ocasión de la próxima contienda electoral convocada por el CNE para designar a Prefectos, Alcaldes, Concejales urbanos y rurales y vocales de las juntas parroquiales, la historia de “los mismos de siempre” se vuelve a repetir en la tradicional y comentada partidocracia en la que se incluye el m ovimiento oficialista. Unos como que no escarmientan pues vienen derrota tras derrota intentando granjearse el ya perdido favor popular. Deseo dedicar estas líneas a grandes amigos y amigas que, con valentía, decisión y firmeza han decidido formar parte del Movimiento CREO, lista 21 para aspirar de manera legítima a un cargo de elección popular. Y lo hacen convencidos de que este es un gran momento, un momento histórico para demostrar que una buena neurona, bien educada, puede derrotar a cualquier chequera que se interponga en el camino. Que sí se pue de triunfar, aun cuando los adversarios políticos piensen lo contrario. Que algunos de nuestros candidatos son poco conocidos, es verdad. Pero, eso no nos amilana ni hace detener nuestro ánimo de participar en esta contienda electoral. Más que fijarnos en alguna trayectoria política (oscura en muchos incapaces que han estado y quieren seguir estando), nosotros preferimos fijarnos en ese deseo de paz y esperanza que cada uno de los que integran CREO Buena Fe desean para nuestros semejantes. Hemos decidido en que la mejor carta de presentación de nuestros candidatos sea el compartir un mismo sueño e ideal y que están por encima de cualquier interés particular. No queremos nada para nosotros, solo deseamos el bienestar de nuestra comunidad. Para mis amigas y amigos del movimiento CREO, lista 21 de Buena Fe y Patricia Pilar los animo a brindar su mejor esfuerzo para alcanzar el triunfo, pues sí se puede sanar a nuestro cantón, sí podemos reparar el gran daño que le han hecho a nuestro querido Buena Fe los mismos de siempre. ¡Sí podemos! Mi saludo reverente a ese buen líder que ha sabido llevar las riendas del movimiento CREO Buena Fe con sabiduría e inteligencia: Fleishman Morosot Jimenez Gómez. A Marcos Camacho, Deiry Cedeño, Einstein Jimenez, Noemì Proaño, Javier Jaramillo y María Vera. También a esos hermanos y hermanas, valientes ciudadanos de Patricia Pilar: Gregory Ayala, Josè Vicente “Monuno” Ayala, a Bresmilda, Raúl, Nancy, Walter y Jennifer que han puesto su hombro para juntos alcanzar el objetivo propuesto. Ellas y ellos no son “los mismos de siempre”. Son gente buena, capaz, honesta, sincera, que lo único que aspiran es contribuir con el bienestar colectivo de todo un pueblo. Sabemos que la batalla que se avecina será larga; pero, recordemos siempre que no importa qué obstáculos se interpongan en nuestro camino, nada puede resistirse al clamor de miles de voces en nuestro pueblo que piden el cambio. “¡Queremos el cambio”, dicen nuestras hermanas y hermanos buenafesinos. Las esperanzas de una niña de Los Ángeles, Fumisa, Patricia Pilar o de cualquier otro sector rural del cantón son las mismas que los sueños de las niñas y niños de Buena Fe que reclaman parques donde poder recrear y divertirse. Nosotros vamos a recordar que algo está pasando en Buena Fe, que no somos tan “novatos” o tan “desconocidos” como nos califican los adversarios. Que somos un solo pueblo, que somos un gran cantón y que juntos vamos a empezar el siguiente gran capítulo en la historia de nuestra tierra con tres palabras que sonarán de norte a sur, de este a oeste: ¡SÍ SE PUEDE!, ¡SÍ SE PUEDE!, ¡SÍ SE PUEDE!

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: