M I T R I N C H E R A

Desconfianza en tiempos de campaña

Estamos ad portas de un nuevo proceso eleccionario. Ya se cumplió con parte del calendario elaborado por el CNE para cumplir con diferentes etapas de este proceso: la inscripción de candidaturas por parte de los partidos y movimientos políticos. La campaña, propiamente dicha, inicia el 7 de enero y finaliza el 21 de febrero de 2014. Para nadie es desconocido que los actores principales, los candidatos, ya están moviéndose por diferentes frentes para lograr captar la simpatía de la mayoría. Esa mayoría que pone prefectos, alcaldes, concejales y vocales de juntas parroquiales. Muchos desplazan personal y recursos a los diferentes puntos de sus jurisdicciones territoriales para hacerse conocer y por ende hacer conocer sus planes de trabajo a la población. Esta es una campaña que se va a desarrollar teniendo como principal elemento el factor desconfianza. Los politiqueros de turno han hecho mucho daño a sus comunidades. En el caso especial de Buena Fe y su principal parroquia, Patricia Pilar, la desconfianza de la gente está a flor de piel. Basta con anunciar alguna actividad, reunión o visita para que el comentario que se escucha en la mayor parte de las casas sea: “Claro, estamos en época de campaña. Ahí sí vienen; ahí sí aparecen a pedir el voto. Pero, cuando están en el poder, se olvidan de que estos sectores, de que esta comunidad, de que esta gente, existe”. ¡Y cuánta razón tienen! Las evidencias están a la vista: los sectores, barrios, comunidades y caseríos (en donde están los votos) presentan estados de abandono. Allí hace falta la obra pública, allí, a los politiqueros la gente no los volvió a ver más después de una elección popular. Y, lamentablemente, a los buenos candidatos los meten en el mismo saco que a los malos candidatos (todos son mentirosos, todos son incumplidos, todos son interesados para el común de la gente). ¡Cuánto daño han hecho los politiqueros de turno que son los que han generado el actual clima de desconfianza popular que actualmente se vive! ¡Cuánto daño han hecho con sus discursos baratos y su falta de acción que han logrado distorsionar el término “política”! Wikipedia la define de la siguiente manera: “La política (del latín politicus y esta del griego antiguo ????????? 'civil, relativo al ordenamiento de la ciudad o los asuntos del ciudadano') es una rama de la moral que se ocupa de la actividad, en virtud de la cual una sociedad libre, compuesta por hombres libres, resuelve los problemas que le plantea su convivencia colectiva. Es un quehacer ordenado al bien común”. En resumen, la política es el arte de servir. Es una lástima que los politiqueros locales buenafesinos y no buenafesinos lo hayan entendido de otra manera, al revés: “servirse de la política”. Se han servido de la política buscando su acomodo personal en detrimento del bienestar de la colectividad. Quienes en la actualidad hemos incursionado de manera directa y por primera vez en una contienda política nos causa asombro conocer cómo el nivel de la actividad “política” ha venido en constante deterioro. Un deterioro provocado, aupado por gente sin escrúpulos que no midieron en las graves consecuencias de sus acciones e inacciones. Por esas circunstancias, no es nada fácil, ni sencillo en la actualidad cambiar de la noche a la mañana la opinión de la gente en lo relacionado a la actividad netamente política. Pero, sí es posible hacerlo. Ya lo expresó el Dr. Fleishman Jimenez, candidato a Alcalde de Buena Fe, en representación del Movimiento CREO, lista 21, quien refirió lo siguiente: “Hay un sentir generalizado en la comunidad respecto al término ´política´. Muchas de las personas con las que he conversado la relacionan con ´latrocinio´, ´mentiras´, ´promesas que no se cumplen´, ´falta de seriedad´, ´tírame la mía´, etc. Y, es comprensible ese sentir porque es a lo que han acostumbrado al pueblo, a pensar de esa manera, a describir a la política como una actividad de la que se valen algunos para lucrarse”. La tarea no es fácil, pero hay que hacerlo. Somos una nueva generación de líderes que hemos decidido participar en la próxima contienda electoral y ganarla con el sano propósito de recuperar el verdadero significado de hacer política a la que se define como tal como el arte de servir al pueblo, de sacarlo del estado de postración en el que se encuentra, de atender de manera ágil y oportuna los requerimientos ciudadanos, pero sobre todo, de lograr que la gente recupere la confianza en sus gobernantes locales. Estamos convencidos de hacerlo con responsabilidad, con trabajo, con honestidad, con manos limpias”. La política es servicio y, por ello, esperamos estar a la altura de las circunstancias.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: